CIENCIA, TECNOLOGÍA Y SOCIEDAD?

Spread the love

 

¿QUÉ ES CIENCIA, TECNOLOGÍA Y SOCIEDAD?

CTS se origina hace tres décadas a partir de nuevas corrientes de investigación en filosofía y sociología de la ciencia, y de un incremento en la sensibilidad social e institucional sobre la necesidad de una regulación democrática del cambio científico-tecnológico.

En este campo se trata de entender los aspectos sociales del fenómeno científico-tecnológico, tanto en lo que respecta a sus condicionantes sociales como en lo que atañe a sus consecuencias sociales y ambientales.

El enfoque general es de índole interdisciplinar, concurriendo en él disciplinas de las ciencias sociales y la investigación académica en humanidades como la filosofía y la historia de la ciencia y la tecnología, la sociología del conocimiento científico, la teoría de la educación y la economía del cambio técnico.

CTS define hoy un campo de trabajo bien consolidado institucionalmente en universidades, centros educativos y administraciones públicas de numerosos países industrializados.

2.1Concepto de Ciencia Tecnología y Sociedad.

Ciencia;

Es el conjunto de conocimiento de conocimiento estructurado sistemáticamente .Es el conocimiento obtenido mediante la observación de patrones, razonamiento, y experimentación a partir de los cuales se generan preguntas se construyen hipótesis y se elaboran leyes generales y sistema organizado por medio de un método científico.

Tecnología; La tecnología es la aplicación del conocimiento científico al que hacer productivo; en las cuales se hace uso de innumerables técnicas o procedimiento. La ciencia es el conocimiento y cuando aplicamos ese conocimiento reproductivamente tenemos tecnología, dicho conocimiento lo utilizamos en la tecnología a través de la ciencia.

Sociedad; es un concepto variado, que designa a un tipo particular de agrupación de individuos que se produce tanto en los humanos como en animales.

2.2 Aproximación al concepto de sociedad.

Llega el momento en que se produce una crisis –no importa la magnitud- entre Sociedad Política y Sociedad Civil, que tiene lugar cuando en esa crisis la clase gobernante ha llegado, digamos, al máximo de ebullición, y en lugar de acrecentar su influencia ésta se desperdiga, está imposibilitada de absorber a aquellos factores que puedan contribuir a su fortaleza, sino que de la misma se producen desgarramientos que la debilitan, la aletargan. Este proceso no es simétrico, matemático o algebraico. Al contrario, es un proceso sinuoso, largo, impredecible, donde confluyen diversas influencias y se presentan eventos con variables difíciles de controlar o asimilar. Cuando la crisis deriva o adviene en orgánica, se produce una ruptura entre los filamentos que mantienen la ligazón estructural. Eso fue lo que ocurrió a finales de la década de los noventa en Venezuela, con la particularidad de que se produjo un consenso entre las mayorías nacionales que hizo posible que se despalancaran las puertas que conducían a esta revolución.

Ello condujo también a una resistencia por parte de las clases dominantes, y la verdadera Sociedad Civil se fue conformando como una verdadera fuerza que combatía la hegemonía de las clases dominantes. Si bien el concepto de Sociedad Civil proviene de fuentes liberales, como Locke, Hobbes, Ferguson y el mismo Hegel; para Gramsci, nunca se puede entender que sea contrarrevolucionario, por el contrario, es un concepto que debe ser rescatado por la teoría marxista, para poder tener una visión de conjunto de los problemas nacionales y trazar la estrategia adecuada para los fines de la revolución.

2.3 Sociedades y desarrollo tecno científico: tipologías.

Especialmente para la selección y organización de contenidos en la educación CTS puede resultar conveniente proponer una somera clasificación de los casos CTS entendiendo por estas situaciones en lo que se dan decisiones de importancia social relacionada con la actividad tecno científica.

Para esa clasificación puede ser útil el cruce de dos criterios significativo en relación con la temática CTS , un primer criterio opone naturaleza y cultura.

2.4; El cambio social: algunas interpretaciones.

Desde la perspectiva gnoseológica, el concepto cambio social mantiene su significado, a pesar que la entidad empírica con la que mantiene relación se encuentra en continua transformación. Con lo expresado, se resalta la idea que las instituciones, grupos, normas, pautas y valores mantienen inalterables sus particularidades tipológicas, sin perjuicio de los movimientos que se observan internamente.

En pos de completar las ideas sugeridas se considera conveniente realizar una distinción relacionada con las alteraciones que se producen en el devenir social. Unas, se vinculan con modificaciones que resultan de las interacciones cotidianas. Otras, expresan puntos de ruptura.

Sobre este tema la literatura especializada presenta una variedad de perspectivas analíticas diferentes, respuestas contradictorias y niveles de estudio dispares. Existen teóricos que tratan de explicar el desarrollo de la sociedad y predecir su futuro en términos de un esquema definido. Así, algunos intentan comprender el desenvolvimiento de la sociedad como un proceso evolutivo, en el cual la complejidad –como factor- cumple funciones crecientes, porque la interdependencia entre las partes de la estructura social se tornan cada vez más diferenciadas y determinan uniformidades. Otros consideran que el existir social está regido por el ciclo vital: nacimiento, infancia, madurez, vejez y muerte.

2.5 La articulación democrática de lo social como condición para la participación activa en las decisiones tecno científicas.

Dirigir la enseñanza de manera que la perfección de las artes aumente los goces de la generalidad de los ciudadanos y el bienestar de los que las cultivan; que un mayor número de hombres se capaciten para llenar bien las funciones necesarias de la sociedad, y que los progresos, siempre crecientes, de las luces abran una fuente inagotable de socorros en nuestras necesidades, de remedios en nuestros males, de medios de dicha individual y de prosperidad común; cultivar, en fin en cada generación las facultades físicas, intelectuales y morales, y contribuir así al perfeccionamiento general y gradual de la especie humana, último fin hacia el cual debe ser dirigida toda institución social, tal debe ser todavía el objeto de la instrucción, y éste es para el Poder público un deber impuesto por el interés común de la sociedad y por el de la Humanidad entera.”

“Las ciencias ofrecen un interés siempre renaciente, porque siempre hacen progresos, porque sus aplicaciones varían hasta el infinito, se prestan a todas las circunstancias, a todos los géneros de talentos, a todas las variedades de carácter, así como a todos los grados de inteligencia y de memoria. Todas poseen las ventajas de proporcionar a los espíritus más precisión y sagacidad, a la vez de hacer contraer el hábito de pensar y el gusto por la verdad… Así, pues, tanto la utilidad moral e indirecta como la física y directa de estas ciencias es la que debe decidir de la mayor o menos importancia que convenga concederles, y tanto como medio de felicidad para los individuos que como recursos útiles a la sociedad es como hay que considerarlas.

2.6 La imagen tradicional de la ciencia y la tecnología.

La concepción clásica de las relaciones entre la ciencia y la tecnología con la sociedad, es una concepción esencialista y triunfalista que puede resumirse en una simple ecuación, el llamado ‘’modelo lineal del desarrollo’’;+ ciencia = + tecnología =+ riqueza =+ bienestar social.

Dicha concepción con frecuencia esta presente en diversos especio del mundo académico y en los medios de divulgación. En su fundamentación académica encontramos la visión clásica del positivismo sobre la naturaleza de la ciencia y su cambio temporal.

2.7 Los estudios CTS.

Los estudios sociales sobre ciencia, tecnología, y sociedad “tratan de cómo los valores sociales, políticos, y culturales, afectan a la investigación científica y a la innovación tecnológica, y de cómo éstas, al mismo tiempo, afectan a la sociedad, a la política y a la cultura”.

En las regiones de habla hispana, este tipo de inquietudes y de reflexiones han llegado con el nombre común de estudios de/sobre Ciencia, Tecnología, y Sociedad (lo que abreviaremos por CTS), lo que en las regiones de habla inglesa se conoce como (Estudios de Ciencia y Tecnología) o Science, Technology and Society (Ciencia, Tecnología y Sociedad), ambas con el acrónimo STS. En las regiones de lengua hispana, la multidisciplinariedad en CTS incluye desde el principio los ámbitos de las ciencias sociales, fuertemente impulsados por los estudios feministas

2.8 Ciencia, tecnología y reflexión ética.

a relación entre ciencia, tecnología y ética puede considerarse una relación problemática. Si bien desde hace ya varios años se multiplican los discursos acerca de la responsabilidad social del científico y también sobre cuestiones éticas y bioéticas –tanto en espacios académicos como de divulgación científica–, está claro que esto no implica necesariamente una expansión de la reflexión en torno al desarrollo de la práctica tecnocientífica y su orientación ético-política.

Considero que para que tal reflexión se torne efectiva es necesario, en un primer momento, analizar los conceptos en juego. Porque no siempre está claro qué entendemos por “ciencia”, por “tecnología” y tampoco por “ética”, a pesar de la familiaridad que inviste a tales conceptos. Aún más, es frecuente que la sobreabundancia en el uso de las palabras provoque una suerte de banalización que desgasta su sentido, al punto de convertirlas en cáscaras vacías de contenido aun cuando mantengan intacta su contundencia retórica.

2.9 La educación en CTS.

En el ámbito educativo los enfoques CTS suponen la confluencia de propuestas e iniciativas diversas. Por una parte, el éxito de las políticas que promueven la participación pública en las decisiones sobre ciencia y tecnología presupone la existencia de una ciudadanía con actitudes y capacidades para esa participación democrática. La formación de esa nueva ciudadanía con una visión más ajustada del papel social de la ciencia y la tecnología implica, por tanto, la renovación de los sistemas educativos con el fin de que los jóvenes desarrollen la motivación y capacidades que les permitan participar responsable y críticamente en las decisiones que orientan el desarrollo de la ciencia y la tecnología.

De otro lado, desde la propia práctica de la educación científica y tecnológica se reclaman nuevos modelos de enseñanza en los que la selección de los contenidos tenga más en cuenta la relevancia social de los temas y en los que las estrategias metodológicas estén orientadas hacia el estímulo de vocaciones en ciencia y tecnología y el desarrollo de las capacidades para la participación pública. Por último, los enfoques CTS en educación son solidarios con los proyectos de educación en valores, ya que ambas propuestas suponen una revisión de los contenidos y los métodos de enseñanza, en los ámbitos tecno científico y humanístico, desde una apuesta común por reivindicar la importancia de los aspectos axiológicos al lado de los conceptuales en la organización de los currículos educativos.