PROD-Mixed-race-woman-choosing-vegetables-or-cupcake

Un buen plan alimenticio que revolucionará su rutina de pérdida de peso

Spread the love

Lo que importa cuando se trata de cambiar de peso es la calidad, no la cantidad de alimentos. Así que puedes abandonar el conteo de calorías y seguir adelgazando.

Si como dos tercios de las personas que ha estado a dieta en los últimos 10 años, sabrá que el consejo estándar para perder peso es consumir menos calorías.





Pero ahora un estudio ha encontrado que esta podría no ser la forma más efectiva de hacerlo.

Las personas que se centran en reducir el azúcar agregado, los carbohidratos refinados y los alimentos altamente procesados ​​mientras comen muchas verduras y alimentos integrales, pierden una gran cantidad de peso en el transcurso de un año.





Descubrieron que la estrategia funcionaba para las personas si seguían dietas bajas en grasas o bajas en carbohidratos.

Esto brinda un fuerte respaldo a la idea de que la calidad de la dieta, no la cantidad, es lo que ayuda a las personas a perder y controlar su peso de manera más efectiva a largo plazo.

Primeros pasos: las reglas contra las calorías.

1.Apunta a alimentos “reales” de calidad

En pocas palabras, esto significa comprar ingredientes reconocibles para preparar en casa y evitar los alimentos procesados ​​y envasados. Elija productos frescos y nutritivos, como verduras, frutas, pan integral, arroz integral, pescado, nueces, carne y productos lácteos.





Comience a pensar en las comidas como comer alimentos, no en calorías.

2.Mire su tamaño de porción

Recuerde que aún es posible comer en exceso, incluso con alimentos saludables.

Las tentaciones comunes son la mantequilla de maní y los aguacates enteros, que son muy nutritivos pero también altos en grasa, por lo que no se deben comer en grandes cantidades todos los días.

Siga nuestro método de control de porciones infalibles a continuación y siga el planificador de comidas detallado para ayudarlo a hacerlo bien.

3.Escucha a tu cuerpo





Centrarse en las calorías sin tener en cuenta la calidad de los alimentos y lo hambriento que se siente puede confundir las señales naturales de hambre con las que todos nacemos.

Ya sea que esté comiendo solo porque “le quedan calorías” o no está comiendo cuando tiene hambre porque ha “sobrepasado” su límite de calorías por el día, en cualquier caso no está escuchando a su cuerpo.

Confíe en su cuerpo, sabe lo que necesita más que un contador de calorías.

4.Reduzca la velocidad de las comidas





Otra forma de evitar consumir en exceso es reducir la velocidad en la mesa. El cerebro tarda un mínimo de 20 minutos en registrarse cuando el estómago está lleno: señales que probablemente omita si está comiendo demasiado rápido.

Intente colocar el cuchillo y el tenedor entre los bocados para ayudarlo a seguir el ritmo.

5.Prueba la atención plena

Investigaciones recientes descubrieron que cuando las personas realizaban un ejercicio breve de atención plena denominado “meditación de escaneo corporal”, en la que te sientas en silencio durante unos minutos y evalúas cómo te sientes en tu interior, podían captar mejor las señales internas que señalan el hambre o plenitud.




También se ha demostrado que las personas que son más conscientes experimentan menos fluctuaciones de peso a largo plazo.