Sexualidad humana, tarea 3

Spread the love

Sexualidad humana tarea 3

Lectura del libro de texto complementario: Crooks Robert y Karla Baur. (Año). Nuestra Sexualidad, País: editora…

1. Elaboración de un cuadro comparativo conteniendo los siguientes aspectos: Órganos sexuales masculinos y femeninos, Problemas de salud genitales en ambos sexos, usar un dibujo  para representar cada una de las enfermedades.

2- Realización de  un análisis crítico, acerca de: funciones sexuales masculinas y femeninas y cuál es el papel de los sentidos en la excitación sexual relacionada a la respuesta sexual y el cerebro

ÓRGANOS SEXUALES DEL HOMBRE

Los órganos genitales y sexuales de hombres y mujeres son diferentes y funcionan de manera distinta. En ambos casos están compuestos por partes externas e internas, cada una con una función específica

Órganos sexuales masculinos

Pene: órgano delgado y cilíndrico que tiene la propiedad de llenarse de sangre y endurecerse al ser estimulado; conduce el semen del interior al exterior del cuerpo a través de la uretra, que es el mismo conducto que conduce la orina desde la vejiga hasta el exterior.

Órganos sexuales femeninos (exteriores)

Monte de Venus: Es una prominencia de tejido graso que se forma bajo la piel de la región del pubis femenino. La piel en esta zona durante la pubertad se vuelve más oscura y se cubre de vello

Escroto: formado por bolsas ubicadas debajo de la raíz del pene. Su función es contener los testículos y mantenerlos a una temperatura adecuada para producir los espermatozoides. Clítoris: Es un órgano pequeño y eréctil, es decir que aumenta de tamaño por la llegada de sangre a esa zona durante la excitación sexual, mide desde 1 a 3 cm., tiene forma cilíndrica y se encuentra cubierto por el capuchón del clítoris que es la continuación de los labios menores. Este órgano presenta infinidad de terminaciones nerviosas que proveen de sensaciones sexualmente placenteras
Labios mayores: Son dos pliegues de piel de aproximadamente 7 cm. de largo. La piel que los cubre es más oscura que la del resto del cuerpo, en el exterior está cubierto de vello y poseen glándulas que empiezan a secretar sudor (sudoríparas) y grasa (sebáceas) en la pubertad. Poseen una gran sensibilidad.
Testículos: producen las hormonas sexuales (andrógenos) que determinan características como la voz grave y la barba espesa; su otra función es producir los espermatozoides Labios menores: Son dos pliegues de piel que rodean el orificio vaginal, el meato urinario y terminan formando el capuchón del clítoris. Estos pliegues que crecen en la pubertad, cuentan con un tejido eréctil que les permite aumentar de volumen durante la excitación sexual y poseen gran sensibilidad.
Próstata: su función es producir un líquido, el líquido seminal, es en el que se transportan los espermatozoides y conforma el l semen. En los hombres mayores de 45 a 50 años es importante acudir como mínimo una vez al año al urólogo (a) para realizarse el examen de próstata como prevención de cáncer en este órgano Himen: Es una estructura que se encuentra en el interior de la entrada de la vagina. Es una membrana que cierra parcialmente la entrada de la vagina en algunas de las mujeres que no han tenido relaciones sexuales con penetración. Existen mujeres que nacen sin himen, en otras es elástico, conocido como “himen complaciente”, que no se rompe durante las relaciones sexuales con penetración. La mayoría suele romperse durante la primera relación sexual con penetración, produciéndose un pequeño sangrado. La ausencia de sangrando durante el primer contacto sexual, o la ausencia de himen en algunas mujeres de ninguna manera representan una prueba de que la mujer no sea virgen
Uretra: Es el conducto por el cual sale la orina en el hombre. Su función es conducir los espermatozoides hacia fuera Vagina: Este órgano está hecho de un tejido muy elástico y sus paredes están adheridas, como si fuera un globo desinflado. Durante la excitación sexual, cierta cantidad de líquido que proviene de la sangre atraviesa las paredes vaginales produciéndose así la lubricación vaginal. La vagina también es la vía por donde sale el sangrado que viene del útero durante la menstruación. La vagina es tan flexible que durante el parto el bebé pasa por la vagina, también se le conoce como “canal de nacimiento”. A la entrada de la vagina se le denomina “orificio vaginal
Los conductos eyaculadores, la vesícula seminal y los conductos deferentes, son estructuras encargadas del transporte y aporte de otros elementos contenidos en el semen. También permiten el paso del semen hacia la uretra para ser expulsados Glándulas de Bartholin: Son dos glándulas ubicadas a cada lado del orificio vaginal, cada una de ellas secreta durante la excitación sexual gotas de una sustancia acuosa, que contribuyen a la lubricación vaginal.
Órganos sexuales femeninos interiores

Trompas de Falopio o tubas uterinas: Son dos tubos de comunicación entre el ovario y el útero, su función es la de transportar al óvulo desde el ovario en dirección al útero. Las trompas en su interior están recubiertas por pequeñas vellosidades, las fimbrias, que crean corrientes hacia el útero y así se lleva a cabo la transportación. En el interior de las trompas se lleva a cabo la fecundación, es decir, la unión de un espermatozoide con un óvulo

Útero o matriz: Es un órgano hueco en forma de pera invertida inclinada ligeramente hacia el frente. Su función es dar albergue al huevo fecundado durante todo su desarrollo, es decir que en el útero se lleva a cabo el embarazo. El útero está constituido de tres capas:

El endometrio: Es la capa mucosa interna, con gran cantidad de vasos sanguíneos, susceptible a los cambios cíclicos hormonales que se desprende durante la menstruación para volver a crecer en el siguiente ciclo.

El cuello del útero o servez: Es la capa mucosa interna, con gran cantidad de vasos sanguíneos, susceptible a los cambios cíclicos hormonales que se desprende durante la menstruación para volver a crecer en el siguiente ciclo.

Los ovarios: Son dos cuerpos en forma de almendra que se encuentran sostenidos por un ligamento y a cada lado del útero o matriz. Tienen una doble función, por un lado son los responsables de la maduración de los óvulos y, por el otro, de la producción de hormonas

Problemas de salud genitales en ambos sexos, usar un dibujo  para representar cada una de las enfermedades.

Dentro de las enfermedades genitales masculinas, podemos dividirlas en dos sectores: aquellas que afectan al órgano genital (pene) y aquellas que son problemas del escroto y los testículos. Consiste en la presencia de dilataciones varicosas (varices) en las venas que drenan la sangre de los testículos.

Por ejemplo:

Un chancro (del latín cáncer, cangrejo) es una lesión primaria de la sífilis, indolora, que aparece en el lugar de entrada de la infección. Se presenta como una pápula pequeña o como una erosión, y se convierte en una lesión redondeada u oval, endurecida y ligeramente elevada con una superficie erosionada que expulsa un líquido seroso y da lugar a una linfadenopatía regional firme no dolorosa y sin fluctuación (bubo) que cura sin dejar señales

Enfermedades en los genitales femeninos

Los genitales de la mujer se agrupan para su estudio en externos, los que podemos ver a simple vista, e internos, se encuentran en el interior del cuerpo. Estos últimos comprenden la vagina, el útero, las trompas de Falopio y los ovarios. A los genitales externos femeninos se les da globalmente el nombre de vulva.

Puesto que el aparato genital femenino posee un orificio que comunica los órganos internos con el exterior, los agentes infecciosos pueden penetrar en su interior produciendo infecciones ginecológicas o enfermedades de transmisión sexual (ETS). Estas enfermedades se suelen transmitir durante el coito.

En las infecciones del aparato genital femenino podemos distinguir las que se producen en el tracto genital inferior, que afectan a la mucosa vaginal y a la vulva, y son muy frecuentes, y las infecciones que tienen asiento en el tracto genital superior, que son más graves y afectan al cuello de útero (cérvix), al cuerpo del útero, a las trompas de Falopio y a los ovarios.

Quistes de bartholino:

Es una acumulación de pus que forma una protuberancia (hinchazón) en una de las glándulas de Bartolino, las cuales están localizadas a cada lado de la abertura vaginal.

Un absceso de Bartolino se forma cuando se presenta una obstrucción de la pequeña abertura (conducto) de la glándula. El líquido se acumula en la glándula y puede infectarse. El líquido puede acumularse durante muchos años antes de que se presente un absceso.

Con frecuencia, el absceso aparece rápidamente durante algunos días. El área se torna muy caliente e inflamada. La actividad que ejerza presión sobre la vulva, al igual que caminar y sentarse, puede causar un dolor intenso.

Una protuberancia sensible a cada lado de la abertura vaginal

Fiebre

Dolor durante la relación sexual.

http://www.clinicasprivadas.net/img/tratamiento-de-infecciones-genitales.jpg http://arribasalud.com/wp-content/uploads/2014/09/El-Herpes-Genital-o-Herpes-Simplex.jpg

 2- Realización de  un análisis crítico, acerca de: funciones sexuales masculinas y femeninas y cuál es el papel de los sentidos en la excitación sexual relacionada a la respuesta sexual y el cerebro

Funciones sexuales masculinas:

El aparato sexual del hombre consta de dos testículos en los que, por estímulos hormonales, se producen los espermatozoides o células masculinas para la reproducción, que ascienden mezclándose con el líquido segregado por la próstata y salen al exterior a través del pene, cuando se contraen las vesículas seminales. Este líquido, producido en los órganos genitales masculinos, se llama semen,

En la adolescencia, el hombre experimenta variaciones en sus genitales cuando se produce una situación de emotividad sexual. El pene se pone rígido y aumenta su tamaño y dureza. A esto se llama erección. Los estímulos que causan esta erección se provocan por el tacto de las zonas sexuales, por sensaciones de otros lugares del cuerpo, por fantasías y recuerdos anteriores y por estimulación de órganos de los sentidos. Con todas estas posibilidades se elaboran los impulsos que llegan al centro medular de la erección, que está situado en la región sacra ( S2,S3 y S4)

Cuando la excitación llaga al máximo, acompañando a una vivencia placentera, conocida como orgasmo, se expulsa el semen en la vagina, con la contracción de las vesículas seminales y el cierre de los esfínteres que dan entrada en la vejiga urinaria. Es la llamada eyaculación.

Los movimientos rítmicos que se producen durante ella y las contracciones musculares necesarias para la eyaculación están reguladas por el centro medular de la eyaculación, situado en L1,L2, y L3. Para el acto reflejo eyaculatorio se necesita una gran excitación sensitiva placentera.

Función sexual del cuerpo de la mujer

Durante la edad reproductiva de la mujer (años en los que puede procrear), los ovarios se turnan cada mes en la producción de un óvulo maduro. Cuando el óvulo es liberado, éste viaja a través de un conducto (la trompa de Falopio) hacia el útero. Una mujer puede quedar embarazada (naturalmente) solamente si un espermatozoide viaja a través de la abertura en la parte inferior de su útero (cuello uterino) para unirse al óvulo. El cuello uterino es el pasaje para que el esperma ingrese al cuerpo de la mujer, así como para que el bebé salga del cuerpo de la madre al nacer.

Un óvulo permanece en estado fértil solo durante dos días aproximadamente. Si una mujer no queda embarazada en ese momento, el resultando en el flujo menstrual. En caso de que quede embarazada, el revestimiento permanece en su lugar para alimentar al bebé en crecimiento (feto).

Las hormonas controlan estos ciclos periódicos que el cuerpo maduro de una mujer experimenta cada mes.

Hormonas:

Los ovarios por lo general dejan de producir óvulos y reducen en gran medida su producción hormonal alrededor de los 50 años, aunque la edad varía para cada mujer. A esto se le conoce como menopausia o “el cambio de vida”. Algunas mujeres temen que su deseo sexual desaparecerá con la menopausia, pero para una gran parte de ellas la reducción de estas hormonas ováricas no aminora el deseo sexual en lo absoluto.

Las hormonas que puede que contribuyan al deseo sexual en una mujer se llaman estrógenos y andrógenos. Los andrógenos son considerados hormonas masculinas, pero el cuerpo de la mujer también produce una cantidad pequeña de estas hormonas. Alrededor de la mitad de los andrógenos en la mujer son producidos en las glándulas adrenales que se ubican arriba de los riñones. Los ovarios se encargan de producir el resto de los andrógenos en la mujer.

Después de que una mujer pasa por la menopausia natural, las glándulas adrenales continúan su producción de hormonas. Hay generalmente suficiente producción de andrógenos incluso después de que los ovarios dejen de producirlos como para que el deseo sexual permanezca.

La mayoría de las mujeres conservan su interés por el sexo incluso durante los cambios hormonales que están sucediendo en el cuerpo, tal como ocurre con el ciclo menstrual, el embarazo, la menopausia o al estar tomando anticonceptivos.

El papel del estrógeno

El estrógeno es una hormona que ayuda a que la vagina permanezca húmeda y flexible, y contribuye a los cambios que ocurren con la vagina durante la excitación sexual. Cuando una mujer no está sexualmente excitada, su vagina no es un túnel abierto, como algunos piensan. En lugar de eso, la vagina permanece relajada y plegada de tal forma que sus paredes están en contacto. A medida que una mujer comienza sentir excitación sexual, la vagina se agranda y dilata. Las células que recubren la vagina segregan gotas pequeñas de fluido que la lubrican y la hacen resbalosa. Estos cambios dependen de los estrógenos. Si los niveles de estrógeno en una mujer son bajos, como podrían serlo tras la menopausia, puede que los cambios en la vagina descritos anteriormente se den más lentamente.

Sin estrógenos:

El revestimiento vaginal se adelgaza.

Las paredes vaginales pierden parte de su elasticidad.

Puede que la vagina permanezca estrecha y con algo de resequedad, incluso al haber mucha excitación. Esta afección se conoce como atrofia vaginal.

Orgasmo femenino

A medida que la mujer se excita sexualmente, el sistema nervioso envía señales de placer al cerebro. Si se estimula al tocarse, por ejemplo, las señales se intensifican y puede que activen un reflejo orgásmico. Durante el orgasmo, los músculos alrededor de los genitales se contraen de manera rítmica. La liberación repentina de la tensión muscular envía oleadas de placer a través de la región genital y a veces a través del cuerpo entero. Enseguida, la mujer se siente relajada y satisfecha.

Puede que los orgasmos cambien con el tiempo en una mujer. A veces, puede que no logre el orgasmo o que logre uno con cada relación sexual. En ocasiones, puede que tenga orgasmos múltiples, uno tras otro. Como parte del proceso natural del envejecimiento, puede que tome más tiempo y/o más estimulación para lograr el orgasmo.

La excitación sexual es una de las fases de la respuesta sexual humana. Esta comienza con el deseo, sigue con la excitación, continúa con un periodo de meseta, sigue con elorgasmo y termina con el periodo de resolución.

Durante la excitación se producen una serie de cambios anatómicos y fisiológicos, tanto en el hombre, como en la mujer.

En el hombre: se produce la erección del pene. Esta puede sufrir variaciones durante la respuesta sexual, debido a los cambios de estimulación. El escroto se engrosa y los testículos aumentan de tamaño y se elevan.

En la mujer: se produce la lubricación vaginal. El clítoris se erecta y los labios mayores se abren. Los dos tercios internos de la vagina se dilatan. El útero se dilata y se eleva. Las paredes vaginales se engrosan y se vuelven de un color más oscuro. Los pechos se hacen más grandes.

En ambos sexos: los pezones se erectan, debido a la estimulación directa. Aumenta la presión sanguínea, la frecuencia cardíaca y la miotonía (tensión muscular).

El gusto

El gusto es el sentido que juega un papel menor en la excitación sexual. Muchas personas pueden excitarse con el sabor de las secreciones vaginales o el fluido seminal, pero no está del todo claro si estas secreciones están mezcladas con otras sustancias químicas que puedan tener efectos sobre la excitación.

Utilizar alimentos sobre algunas partes del cuerpo puede contribuir a una mayor excitación para algunas personas. Comer frutas sobre el cuerpo, untarlo de cremas comestibles o utilizar lubricantes y cremas con sabores, puede producir sensaciones diferentes y muy placenteras.

No obstante, de forma más indirecta, el gusto de alguna comida o bebida (por ejemplo, un buen vino) puede asociarse al placer de la relación sexual.

El olfato

El olfato puede excitar o inhibir la respuesta sexual. En nuestra cultura, preferimos que nuestros amantes estén aseados y que huelan bien. Para ello, existen numerosos productos cosméticos, como desodorantes, colonias, perfumes y geles, con el fin de enmascarar el olor corporal. Un buen perfume puede hacer aumentar la excitación sexual, haciendo el cuerpo mucho más deseable. La falta de higiene, produce el efecto contrario en la mayoría de personas, pudiendo inhibir el deseo previo.

En otras culturas el olor de los genitales y las axilas es considerado como afrodisíaco. Las secreciones de las axilas contienen esteroides que funcionan como feromonas (compuestos químicos segregados por organismos vivos, que provocan determinadas respuestas en el comportamiento, la reporducción o desarrollo de otros miembros de la misma especie). Por lo tanto, son compuestos químicos, sin olor, que pueden afectar al comportamiento sexual de forma inconsciente.

Diversos estudios han mostrado una mayor atracción sexual a través de las feromonas. Muchas empresas cosméticas comercializan perfumes a base de feromonas, con el propósito de “volverse irresistible” para el sexo opuesto.

La vista:

Probablemente sea el sentido que más influencia tiene en la excitación sexual, debido a la rapidez con la que se produce esta, al ver imágenes que nos resultan eróticas. Muchas revistas masculinas y femeninas están llenas de cuerpos atractivos. La mayor parte de la publicidad se hace en base a alguna imagen erótica.

La ropa, los complementos, la forma de nuestro cuerpo, el color del cabello, el color de la piel, influyen de forma notable en el atractivo sexual.

También nos gusta ver a nuestra pareja con ropa atractiva, en ropa interior, desnudándose o desnuda; pero nos gusta mirarla.

Imágenes eróticas o pornográficas pueden producir una excitación sexual de forma rápida. A muchas parejas les gusta mirarse en un espejo mientras tienen relaciones sexuales, o se graban en video.

La vista es el sentido que más influencia tiene en el deseo, que es la fase previa a la excitación sexual.

El tacto:

El tacto es el sentido que produce efectos más directos en la excitación. Nuestra piel nos permite sentir el dolor, la temperatura y la presión.

Un buen masaje en diversas zonas del cuerpo (espalda, cabeza, pies…) puede ser sexualmente estimulante. Los besos, las caricias, los abrazos y demás manifestaciones que incluyen el contacto cuerpo a cuerpo, producen fuentes inagotables de placer.

Todo nuestro cuerpo es susceptible de producir sensaciones eróticas. Algunas partes son especialmente sensibles a este tipo de estimulación, como son las zonas erógenas. Estas áreas de nuestra piel contienen un gran número de terminaciones nerviosas.

Las zonas erógenas principales incluyen los genitales, el ano, los pechos (sobre todo los pezones), los labios, la lengua y el cuello. También existen las zonas erógenas secundarias, que son aquellas partes del cuerpo que se vuelven eróticamente sensibles a través de la experiencia

El oído:

El oído también tiene mucha influencia en la excitación sexual. Los sonidos pueden aumentar o inhibir la respuesta. Normalmente, los sonidos que provienen de la pareja, ya sean susurros, indicaciones de placer o gemidos, producen un aumento notable de la excitación en la pareja.

El lenguaje “sucio” (hablar palabras mal sonantes o utilizar lenguaje vulgar), puede gustar a muchas personas, en cambio, otras pueden encontrarlo ofensivo.

La música genera los mismos efectos. Ciertas melodías o canciones producirán efectos eróticos en algunas personas, mientras que otras melodías inhibirán por completo la respuesta sexual.

Vamos a ver cómo influyen cada uno de nuestros sentidos en la fase de excitación sexual.

La respuesta sexual de hombres y mujeres puede cambiar por cuestiones emocionales.

En términos generales, la curva de la respuesta sexual humana contemporánea tiene seis fases: deseo, excitación, meseta, orgasmo, resolución y periodo refractario.

La respuesta sexual de hombres y mujeres durante cada fase varía, en parte por su anatomía, fisiología y cerebro sexual, pero también por influencia de la cultura.

1.- DESEO: Ansiedad grata por experimentar placer. Este fenómeno subjetivo es fisiológicamente idéntico en hombres y mujeres, aunque nuestra cultura  lo reprime en las mujeres.

2.- REFRACTACIOÌN: Es una fase de no respuesta, sin importar lo variado e intenso que sea un posterior estimulo sexual. En los hombres el proceso es fisiológico, tras la eyaculación, actúan varias hormonas, entre ellas la prostaglandina, que impiden al varón responder a un nuevo estímulo erótico. Puede durar desde minutos hasta varias horas. En las mujeres este periodo es más emocional, y más breve. Pronto están listas para un nuevo encuentro sexual.

3.- RESOLUCIÓN: El organismo vuelve a su estado anterior a la excitación para entrar a la última fase. No hay diferencias notables entre varones y mujeres.

4.- ORGASMO: Se caracteriza por contracciones involuntarias de la zona pélvica. Ambos sexos tienen igual capacidad física para sentir esta experiencia subjetiva.

5.- MESETA: Este periodo es más corto en los hombres, puede originar eyaculación precoz, y puede o no incluir orgasmo. Se asocia con la ansiedad y según una teoría podría ser un vestigio biológico que tiene que ver con fecundar lo antes posible para reproducir la especie. Las mujeres tienen una meseta más prolongada, lo que requiere más tiempo y estímulo.

6.- EXCITACIÓN: En ambos sexos se produce por la vaso congestión del área pélvica. En los hombres se registra como erección peniana y en las mujeres como lubricación vaginal