SEGURIDAD-CON-LAS-ESCALERAS

SEGURIDAD CON LAS ESCALERAS

Spread the love

Las escaleras son instrumentos que nos ayudan a alcanzar alturas y están diseñadas para soportar la carga de personas.




La parte superior de una escalera apropiada debe sobresalir por lo menos un metro por encima del techo o del punto de la altura por donde usted deba dejar la escalera para tener acceso al techo o nivel de la estructura, para que le sirva de punto de apoyo manual.

Los riesgos a los que estamos expuestos durante el uso de las escaleras son caídas de alturas, atropamientos, caída de objetos sobre otras personas, contacto eléctrico directo o indirecto y vértigo.

Las escaleras de uno o dos tramos de menos de 55 Kg. de peso se deben transportar sobre el hombro, tomándola del centro y llevándola con la parte delantera por encima de la altura de su cabeza, para evitar lesionar a otra persona. Las escaleras no deben ser utilizadas para transportar materiales.

Para ubicar una escalera se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones de seguridad:




– No se debe situar la escalera detrás de una puerta que previamente no se ha cerrado con llave.

– Evitar situar la escalera en lugares de paso para evitar todo riesgo de colisión con peatones o vehículos y, si es el caso, colocar un trabajador que avise de la circunstancia de peligro.

– La superficie de apoyo debe ser plana, resistente y antideslizante; no se debe apoyar sobre elementos instalables o móviles.

– El ángulo que se forma entre la escalera y el suelo debe estar comprendido entre 70.5º y 75.5º.

– El ángulo de abertura de una escalera de tijera debe ser de 30º como máximo.

– Es aconsejable la inmovilización de la parte superior de la escalera por medio de una cuerda siempre que su estabilidad no este asegurada.

– No deben ser utilizadas por personas que sufran algún tipo de vértigo o similares.

– Llevar el calzado que sujete bien los pies con las suelas limpias de grasa, aceite u otras sustancias deslizantes.

– No superar la carga máxima de la escalera; por lo general las escaleras de madera soportan 95 Kg. y las escaleras de metal soportan 150 Kg. a menos que tengan otras descripciones de fábrica.




– El ascenso y descenso se debe hacer siempre de cara a la escalera con las manos libres para poder sujetarse de los largueros.

– Si es necesario transportar objetos estos se deben sujetar al cuerpo o a la cintura del trabajador de modo que no le dificulten la movilidad.

– No trabajar a menos de 5 m. de una línea de alta tensión, en caso imprescindible utilizar escalera de fibra de vidrio aislada.

– Situar la escalera cerca del punto de operación de forma que no haya que estirarse o colgarse de ella.

– Si los pies están a más de 1.8 m. del suelo se debe utilizar arnés de seguridad, el cual deberá estar enganchado a una línea de vida anclada.

– Se deberá fijar el extremo superior de la escalera a un punto de anclaje.

– Para trabajos de larga duración sobre una escalera se deben utilizar dispositivos como reposapiés que se acoplan a la escalera para evitar el agotamiento del trabajador.




Las escaleras deben verificarse antes de cada uso revisando detenidamente el estado de los peldaños (flojos, ensamblados rotos, con grietas, sujetos con alambres o cuerdas), de los sistemas de sujeción y apoyo; y de los elementos auxiliares. Ante la presencia de cualquier defecto de las partes antes descritas se deberá retirar de operación la escalera.