17102017-093229

¿Que es y cómo se produce la hidronefrosis? (hinchazón de riñón debido a la acumulación de orina)

La hidronefrosis es la hinchazón de un riñón debido a la acumulación de orina. Sucede cuando la orina no puede salir del riñón a la vejiga debido a un bloqueo u obstrucción. La hidronefrosis puede ocurrir en uno o ambos riñones.




La función principal del tracto urinario es eliminar los desechos y el fluido del cuerpo. El tracto urinario tiene cuatro partes: los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. La orina se forma cuando los riñones filtran la sangre y eliminan el exceso de materiales de desecho y fluidos. La orina se acumula en una parte del riñón llamada pelvis renal. Desde la pelvis renal, la orina viaja por un tubo angosto llamado uréter hacia la vejiga. La vejiga se llena lentamente de orina, que se vacía del cuerpo a través de otro tubo pequeño llamado uretra. La hidronefrosis ocurre cuando hay un bloqueo de la salida de orina o un flujo inverso de orina que ya está en la vejiga (llamado reflujo) que puede causar que la pelvis renal se agrande.

La hidronefrosis puede o no causar síntomas. El síntoma principal es dolor, ya sea en el costado y la espalda (conocido como dolor de flanco), abdomen o ingle. Otros síntomas pueden incluir dolor al orinar, otros problemas para orinar (mayor urgencia o frecuencia, micción incompleta, incontinencia), náuseas y fiebre. Estos síntomas dependen de la causa y la gravedad del bloqueo urinario.





 

¿Cómo se produce la hidronefrosis?

La hidronefrosis generalmente es causada por otra enfermedad subyacente o factor de riesgo. Las causas de la hidronefrosis incluyen, entre otras, las siguientes enfermedades o factores de riesgo:

  • Cálculos renales
  • Obstrucción congénita (un defecto que está presente en el nacimiento)
  • Coágulo de sangre
  • Cicatrización de tejido (por lesión o cirugía previa)
  • Tumor o cáncer (ejemplos incluyen vejiga, cuello uterino, colon o próstata)
  • Próstata agrandada (no cancerosa)
  • El embarazo
  • Infección del tracto urinario (u otras enfermedades que causan inflamación del tracto urinario)

 

¿Cómo se diagnostica la hidronefrosis?

Un ultrasonido se usa generalmente para confirmar un diagnóstico. Este procedimiento utiliza ondas de sonido para crear una imagen de sus riñones. Un médico también puede confirmar un diagnóstico con rayos X, tomografía computarizada (TC) y resonancia magnética (RM). El diagnóstico también podría incluir una cistoscopia, que utiliza un tubo largo con una luz y una cámara en el extremo (citoscopio) que le permite al médico mirar dentro de la vejiga y la uretra.

Las pruebas de sangre y orina también pueden controlar la función renal. El médico también puede verificar la presencia de sangre en la orina, que puede ser causada por cálculos renales, infección u otro factor.




¿Cómo se trata la hidronefrosis?

La hidronefrosis generalmente se trata al abordar la enfermedad o causa subyacente, como un cálculo renal o una infección. Algunos casos se pueden resolver sin cirugía. Las infecciones se pueden tratar con antibióticos. Un cálculo renal puede pasar por sí mismo o puede ser lo suficientemente grave como para requerir su extirpación con cirugía.

En casos de obstrucción severa e hidronefrosis, es posible que sea necesario eliminar el exceso de orina utilizando un catéter para drenar la orina de la vejiga o un tubo especial llamado nefrectomía que drena la orina del riñón. La clave del tratamiento es tratarlo lo antes posible para evitar daños permanentes en los riñones.

Los casos graves de obstrucción urinaria e hidronefrosis pueden dañar los riñones y provocar insuficiencia renal. Si se produce insuficiencia renal, se necesitará tratamiento ya sea con diálisis o un trasplante de riñón. Sin embargo, la mayoría de las personas pueden recuperarse de la hidronefrosis si se tratan con prontitud.