PROTECCIÓN-PARA-SUS-OJOS

CHARLAS DE 5 MINUTOS, PROTECCIÓN PARA SUS OJOS

Hay varias cosas en las plantas que se han diseñado para proteger la propiedad de las compañías. Hay una cerca alrededor y hay cerraduras en las puertas, hay dispositivos contra incendio, en las oficinas hay una caja fuerte para proteger los papeles importantes.







Pero la compañía no ha pensado solamente en ella, también hay varios equipos que se han diseñado para protegernos a nosotros y solamente a nosotros.

Por ejemplo, tomen un par de gafas de seguridad o una máscara, esto no impediría que un ladrón robara a la empresa o que se previniera un incendio o se evitara que una máquina se arruine.







La protección para los ojos y la cara tiene solamente un propósito: impedir que alguna partícula volante o una salpicadura le “robe” la vista, esta protección existe para ustedes, ha sido diseñada para ustedes.

Pero les protegerá únicamente si ustedes dejan que les proteja. No hay nada automático en la prevención de la vista. Las gafas y caretas son de valor para ustedes a condición de que las usen adecuadamente.

Un casco de seguridad es lo mismo: es protección para su cabeza y lo protegerá solamente si lo usa. Los zapatos de seguridad les protegerán los pies; sus pies, no mis pies, ni los del gerente de la compañía, sino los suyos.

Estamos tratando de hacer una tarea correcta y para el bien de ustedes, tratando de ayudarlos a mantenerse libres de accidentes que puedan invalidarlos o matarlos.







Nos complace ayudar de varias de formas diferentes, hemos aprendido por experiencia qué clase de equipos de protección se necesitan en los diferentes trabajos y les trasmitimos a ustedes esta experiencia antes de iniciar su trabajo.

Seamos absolutamente claros acerca de una cosa. No podemos usar el equipo por ustedes. El supervisor no puede estar al pie de cada uno de ustedes cada minuto diciéndoles “pónganse la protección ahora” es cosa que les toca a ustedes, y así debe ser, pues el equipo de protección está diseñado para su propia protección personal, su seguridad y su salud.







Puede parecer incómodo tomarse unos segundos para obtener y ponerse el equipo de protección para el trabajo que va a durar unos segundos. Como un pequeño trabajo de esmeriladura, que parece tan insignificante que no vale la pena ponerse las gafas.

Pero píenselo un minuto. ¿Cuánto tiempo se toma un pedacito de acero o de polvo de esmeril para volar desde la rueda hasta sus ojos? Esto apenas le tomará la más pequeña fracción de segundo. Y puede suceder lo mismo en un trabajo que dure solamente diez segundos o uno que le tome todo el día.







Dejar de ponerse los anteojos en el trabajo es tan tonto como el cajero que dice “voy a tomarme un cafecito. ¿Creo que puedo dejar el dinero aquí encima de la mesa ya que nadie vendrá a robárselo?”

Lo peor que le puede suceder al cajero, es que le roben algún dinero y que como resultado lo boten del trabajo. Pero con todo esto tendrá sus dos ojos, mientras que si ustedes no se ponen las gafas, es su propia vista la que está perdiendo.

Así pues, USEN el equipo de protección que demanda su oficio y úsenlo siempre que estén trabajando.

Mantengan la puerta cerrada contra los accidentes que puedan ocurrirle a ustedes mismos.