KENNY TAX SERVICES: PAY WITH YOUR REFUND, GET YOUR REFUND DIRECT DEPOSIT, FREE ESTIMATES, NO APPOINTMENTS NEEDED. OTHERS SERVICES: CELL PHONES / VENTAS DE CELULARES, PAY BILLS / PAGO DE BILLS, SEND MONEY / ENVIO DE DINERO, SHIPPING / ENVIO DE CAJAS. CALL OR VISIT US: 510 ARMORY ST. SPRINGFIELD, MA 01104 TELL. (413) 214-6136 FAX (413) 214-6133 EMAIL: KENNYTRAVEL12@YAHOO.COM

SEXUALIDAD HUMANA TAREA

Descripción

Sexualidad humana tarea 6 y 7

Rathus Spencer A. Nevid Jeffrey s. Fichner-Rathus. Louis (2005).  Sexualidad Humana. Madrid. Editora Pearson.

  1. Elaboración de un análisis del caso de: Jayne Thomas. Del libro de texto referido. Argumente acerca del mismo.

Este es un caso que lo podemos analizar desde diferentes perspectivas.

En este caso lo analizaremos desde la perspectica de la deferencia de genero y como la sociedad condiciona a las personas a vivir en un mundo donde los oficios o funciones están dadas sobre normas que interfieren con la libertad de las personas.

Analizaremos además de la percepción que la sociedad tiene de las personas que deciden adoptar la forma de vida del sexo opuesto.

El caso de Jayne Thomas, acerca de la transformación sexual a la cual se sometió y los resultados a partir de asumir su nuevo rol como mujer, nos dejan bien en claro la diferencia marcada con que la sociedad a menudo trata a las mujeres en relación a los hombres.

Solo el hecho de ser mujer es suficiente para que la sociedad exija mucho mas de la persona solo para que esta sea aceptada dentro de una sociedad dominada por los hombres.

Está claro que para muchos hombres la mujer es un ser que solo viene al mundo a ser pisoteada y ver violentado sus derechos sin que se reconozca en lo mas mínimo sus capacidades intelectuales. Es un tema cultural que la propia sociedad se ha encargado de mantener invariable a pesar de la innegable superación femenina en todos los campos importantes de la vida moderna.

Por otro lado este caso deja ver en claro el nivel de marginalidad a que están expuestos las personas transexuales o aquellas llamadas homosexuales o lesbianas.

Marginalidad que comienza en los hogares, siendo las propias familias quienes niegan de entrada, el apoyo que merecen estas personas en su difícil situación y en la posible toma de decisión.

 2. Elaborar un Diario de doble entrada donde analices los siguientes puntos:

  1. Diferencias psicológicas y de  la sexualidad,  del hombre y  la mujer

El orgasmo es muy similar, en cuanto a contracciones y sensaciones. La mujer no “eyacula”, aunque puede parecerlo en algunos casos. Las contracciones vaginales durante el orgasmo pueden provocar la salida del fluido vaginal, que se segrega desde la excitación hasta el final. En el orgasmo tras la estimulación del punto G hay una secreción complenentaria de las glándulas perituretrales; las contracciones pueden provocar emisión (por uretra) de esta secreción; hay mujeres que cree orinar durante el orgasmo.

La respuesta sexual, en general, es más variable en las mujeres que en los hombres. Creemos que ello se debe a las diferencias culturales y educativas, más que a factores estrictamente físicos. La mayor parte de diferencias se refieren a los aspectos psicosexuales, y éstas son las que vamos a detallar con mayor precisión.

Hombres

Excitación, en solitario, con estímulos sexuales. Pocos hombres se masturban sin fantasías eróticas.

El estado de ánimo del varón depende de la excitación conseguida. Un hombre puede estar enfadado, incluso molesto con su mujer, pero cambia y se anima cuando advierte la posibilidad de una relación sexual.

Poca influencia del “clima”. El hombre se excita cuando tiene estímulos sexuales. No es necesario que “TODO” sea maravilloso.

Preferencia por estímulos visuales. Es una consecuencia de la necesidad de estímulos sexuales. Al hombre suele gustarle mirar y tener la luz abierta.

Interés prioritario por las caricias genitales, desde el primer momento. La erección del pene, como mejor se aposenta, es con caricias en el mismo pene.

Admisión (o necesidad) de “variaciones” en la fase de meseta. El hombre, interesado en los aspectos sexuales, suele buscar incrementos de excitación a base de cambiar (de posición, de caricia).

Mujeres:

La fantasía no es imprescindible en las mujeres. Muchas de ellas, por ejemplo, se masturban y llegan al orgasmo mientras piensan en otra cosa. Lo mismo cabe decir durante la relación de pareja. Hay mujeres que, gozando de la situación, hablan de cosas que no tienen que ver con el momento, lo que suele irritar a los hombres. Para ellos sería impensable hablar del colegio de los niños durante una relación sexual.

La mujer, para excitarse, necesita estar relajada. Primero hará las paces. Quizá después pueda excitarse. Lo contrario le resultará muy difícil, por no decir imposible.

Mucha influencia del “clima”. Para empezar la excitación, el ambiente, el entorno, las circunstancias… deben ser lo más agradables que sea posible.

Preferencia por estímulos auditivos y táctiles, los cuales requieren una actitud positiva por parte del varón.

La mujer agradece la luz apagada, así como las buenas palabras y las caricias tiernas, no exigentes.

Desinterés por las caricias genitales, en los primeros momentos. La excitación inicial se logra mejor con caricias en cualquier otra parte del cuerpo (preguntar a cada mujer qué es lo que prefiere), con buenas dosis de respeto y nada de exigencia. Una mujer agradece las caricias genitales cuando está a punto de llegar a la fase de meseta, pero no antes.

La mujer, una vez llegada a la fase de meseta, tiene un interés prioritario por llegar al orgasmo. Considera más interesante un tipo de caricia sostenido y continuo, que la lleve al orgasmo, que no un surtido de variaciones. Corre el riesgo de perder excitación en los momentos de cambio.

  1. Actitudes hacia varones gay y lesbianas

El término homofobia hace referencia a la aversión (fobia, del griego antiguo φόβος, fobos, ‘pánico’) obsesiva1 contra hombres o mujeres homosexuales, aunque generalmente también se incluye a las demás personas que integran a la diversidad sexual, como es el caso de las personas bisexuales o transexuales, y las que mantienen actitudes o hábitos comúnmente asociados al otro sexo, como los metrosexuales y los hombres con ademanes tenidos por femeniles o las mujeres con ademanes tenidos por varoniles. El adjetivo es «homófobo» u «homofóbico».

Existe cierto relativismo sobre lo que abarca el concepto de homofobia. Así por ejemplo, los que rechazan las políticas de igualdad (entre personas de diferente orientación sexual) consideran que ese rechazo no es homofobia, sino simplemente una opinión igualmente respetable como la aprobación.

Homofobia no es un término estrictamente psicológico. Se calcula que en el año 2000 cada dos días una persona homosexual era asesinada en el mundo debido a actos violentos vinculados a la homofobia.4 Amnistía Internacional denuncia que más de 70 países persiguen aún a los homosexuales y 8 los condenan a muerte.

Al temor y rechazo extremo (irracional) hacia hombres homosexuales o lesbianas se le denomina homofobia. Este rechazo suele ser más fuerte hacia las personas del mismo sexo con orientación homosexual, y en general está más definido hacia hombres homosexuales que hacia lesbianas (Herek, 1994). La homofobia también se podría definir como una actitud de extremo rechazo hacia los hombres homosexuales y las lesbianas frente a posiciones neutras o incluso de aceptación. Desde una perspectiva funcional estas actitudes tienen una función expresiva, donde se contempla al objeto actitudinal como un medio para que la persona pueda alcanzar un fin, ya sea el asegurar apoyo social en su entorno, incrementar su autoestima, o reducir la ansiedad. En este caso, las lesbianas y los hombres homosexuales desempeñan un papel de símbolo o vehículo, y la función de las actitudes expresadas hacia ellos se basan primariamente en los beneficios sociales y psicológicos derivados de la expresión de dichas actitudes.

Investigaciones, autores  y teorías que explican por qué las personas se vuelven homosexuales.

Se dice que una persona es homosexual si él o ella se siente romántica o sexualmente atraída a miembros del mismo género o sexo. Esto no significa que a los homosexuales les atraen todos los miembros del mismo sexo más que lo que les atraen a los heterosexuales todas las personas del sexo opuesto. Típicamente las palabras “gay” y “lesbiana” se usan para referirse a hombres y mujeres homosexuales. El término “bisexual” se refiere a personas a las que les atraen tanto los hombres como las mujeres.

Los investigadores dedicados a estudiar la sexualidad humana creen que la orientación sexual se desarrolla y cambia durante la vida de una persona. Tener sentimientos o inclusive una experiencia sexual con una persona del mismo sexo no necesariamente significa que una persona es “gay” o bisexual. No es inusual que las personas experimenten con su sexualidad, especialmente durante la adolescencia y al comienzo de la edad adulta.

Que es lo que causa la homosexualidad:

Nadie sabe por qué algunas personas son homosexuales. Algunas personas que estudian la sexualidad humana creen que la sexualidad es el resultado de los genes, de factores sociales o individuales aislados o combinados. Una percepción equivocada muy común es que las relaciones familiares donde ha habido problemas hacen que la gente se vuelva homosexual; sin embargo, no existe ninguna investigación científica de peso que apoye este mito.

No existe hasta el día de hoy investigaciones que se hayan podido repetir y den el mismo resultado, que confirmen desde el punto de vista biológico, que el homosexual nace. Existen numerosas investigaciones a nivel psicológico, bajo el contexto de terapia familiar y de orientación psicodinámica, muchas de estas confirman entre otras cosas, que madres dominantes y fuertes de carácter, son casi siempre las que tienen hijos homosexuales.

Tanto a nivel homosexual como heterosexual es un hecho que nos enamoramos de acuerdo a la relación que papá y mamá tuvieron y de acuerdo a la relación que nosotros tenemos o tuvimos, con papá y mamá.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “SEXUALIDAD HUMANA TAREA”