KENNY TAX SERVICES: PAY WITH YOUR REFUND, GET YOUR REFUND DIRECT DEPOSIT, FREE ESTIMATES, NO APPOINTMENTS NEEDED. OTHERS SERVICES: CELL PHONES / VENTAS DE CELULARES, PAY BILLS / PAGO DE BILLS, SEND MONEY / ENVIO DE DINERO, SHIPPING / ENVIO DE CAJAS. CALL OR VISIT US: 510 ARMORY ST. SPRINGFIELD, MA 01104 TELL. (413) 214-6136 FAX (413) 214-6133 EMAIL: KENNYTRAVEL12@YAHOO.COM

SEXUALIDAD

Descripción

Lectura del Cap. 11-12 del libro de texto, de los autores: Shibley Janet y Delamater Hyde John D. (2006). Sexualidad Humana. Mexico: Mc Graw Hill.




1. Realización de un análisis del tema  Sexualidad y el periodo de vida infancia, adolescencia y adultez. realizar una comparación de los tres periodos y ponga un ejemplo.

2. Elaboración de un cuadro comparativo de la sexualidad en la pre-adolescencia, adolescencia y el periodo de la adultez, resaltando las diferencias en cada etapa y observaciones personales de cada una.

3.  Lectura del tema central (pág. 270-271) “El impacto de los medios masivos sobre la  sexualidad  adolescente”. Emita su opinión.

La sexualidad en la infancia:




Desde la visión de la vida sexual del ser humano como algo flexible, cambiante y en permanente proceso de transformación, se capta en toda su hondura la realidad del hecho sexual. La sexualidad no tiene una sola función, ni es algo particular de un periodo de la vida del ser humano. No es algo rígido desde que nacemos hasta nuestra muerte. Cada etapa de nuestra vida tiene sus peculiaridades y la sexualidad no es ajena a esta realidad. Por ello, una visión positiva, enriquecedora y responsable de las bondades del sexo permite disfrutar de lo bueno de nuestra sexualidad en cada uno de los periodos de la vida.





La infancia, a la que se ha considerado un periodo asexuado de la vida tiene, por el contrario, una gran importancia en la formación del ser sexuado. Cuando nacen, la niña y el niño tienen un patrón de conducta sexual poco diferenciado. A excepción de los órganos genitales, distintos en cada sexo, el comportamiento motor y sensorial es semejante en ambos.

Este periodo, que se prolonga desde el nacimiento a la adolescencia, se producen una serie de cambios físicos y psíquicos que constituyen el desarrollo. Para comprender esta etapa como génesis de la sexualidad humana hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

El ser humano nace con unas estructuras centrales activas que son determinantes de la frecuencia, la forma y la orientación de la conducta sexual. Estas estructuras se relacionan y adaptan a la realidad externa y al sujeto.

El desarrollo sexual es fruto de la persona y de su modo de actuar, de la relación con su medio y de las circunstancias que de él emanan.





En paralelo con los aspectos biológicos con los que nacemos, comienzan a influirnos una serie de determinantes externos al sujeto y cambiantes en el tiempo. Entre ellos podemos hablar de factores culturales, religiosos, ideológicos y sociales. Se manifiestan a través de las pautas de crianza y criterios educativos referidos al dimorfismo sexual (el hecho de que en la especie animal humana hay dos sexo, el femenino y el masculino), con una marcada influencia en la diferenciación psicosexual entre niñas y niños.

Características de esta etapa:

La sexualidad en las etapas posteriores de la vida va a tener su base en la sexualidad infantil.

Lo genital no tiene importancia en esta etapa.

Los aspectos sociales y afectivos asociados a lo sexual tienen una gran relevancia.

Los juegos sexuales de este periodo se basan en la enorme curiosidad y la tendencia a imitar que le son propias.

Las expresiones de la sexualidad en esta etapa reflejan las necesidades del propio desarrollo.

El que se puedan establecer vínculos afectivos satisfactorios en este periodo va a facilitar un referente para un desarrollo armónico en la edad adulta.

Las preferencias sexuales no están determinadas.

Primer año de vida

En este periodo la relación entre el bebé y su madre tiene un efecto modelador de enorme importancia. Hay autores que hablan de que la vinculación en el contacto, el apego y la separación van a constituir el núcleo de la personalidad y la sexualidad del sujeto en el futuro.





De los 2 a los 6 años

En esta etapa de la vida del niño y la niña hay una serie de cambios fundamentales (motores e intelectuales) para su desarrollo en general y que tendrán un significado especial para el desarrollo sexual.

La sexualidad en la adolescencia:

La pubertad es la antesala de la adolescencia y por consiguiente la etapa en la cual comienzan a verse cambios físicos en el cuerpo.

La pubertad:

En términos biológicos, la pubertad se refiere a la fase en la que los niños y niñas presentan su desarrollo sexual. Después llegan los cambios mentales y psicológicos, necesarios para afrontar la vida adulta. Conviene distinguir al adolescente de los adultos y de los niños. No son ‘niños grandes’, ni ‘adultos inmaduros’.  Son adolescentes que requieren de especial atención, debido a que empiezan una etapa de grandes expectativas en la que adquieren su propia identidad.




En la adolescencia se produce la disonancia entre qué valores asumir como propios, cuáles rechazar y cuáles conservar de los recibidos por el padre y la madre.

Este periodo es especialmente delicado, y sobre todo individual. Si bien cada persona es un sujeto diferente, en esta fase la distinción es exponencial por la gran variabilidad en el desarrollo en chicos y chicas de la misma edad. En un mismo grupo, en algunos aspectos homogéneo, conviven chicos y chicas de aspecto completamente aniñado con otros con las características sexuales secundarias plenamente desarrolladas: vello sexual, cambio de voz, senos desarrollados, menstruación… Esto puede hacer que el adolescente pase por un periodo en el que si está muy alejado del modelo de su grupo de referencia se encuentre incómodo o desplazado.






Con los primeros años de la adolescencia llega la madurez sexual de los niños. Aparece el pelo en el área púbica, sobre las axilas y la ‘barba’. Además, cambia la voz. El cuerpo de los niños se prepara para la madurez sexual con la producción de hormonas masculinas en cantidades abundantes, que causan el agrandamiento de los testículos y el oscurecimiento del escroto. Por lo general, el primer cambio que vive el niño es la aparición de pelo ralo alrededor de la base del pene. Sucede antes de un pico de crecimiento. Si en estos meses hay leve aumento de las glándulas mamarias no es motivo de preocupación, pero conviene estar atento para asegurarse de que desaparecen a los pocos meses. Aunque el pene puede tener erecciones desde la infancia, la primera eyaculación de semen se produce cuando se cumplen los dos años del inicio de la pubertad, o cuando el pene ha crecido y ha alcanzado su tamaño definitivo. Puede suceder en una masturbación, de manera espontánea con una fantasía sexual o durante la noche en una eyaculación nocturna. Más tarde, el pelo empieza a aparecer en las axilas y en el rostro. La laringe crece y hace más visible la nuez o “manzana de Adán”, de manera simultánea al cambio en el tono de la voz, un proceso que a veces produce “gallos” al hablar. La duración del crecimiento puede prolongarse durante 5 años, tiempo en el que los testículos siguen aumentando, y el pene se torna más grueso.

Cambios psico-sexuales

Aparece un interés por el atractivo físico del otro.

También un interés por cuidar y resaltar el propio atractivo.

Se afianza la tendencia a la relación y al vínculo con determinadas personas

Toma cuerpo la función psicológica del impulso sexual.

El mundo emocional busca expresarse a través de los sentidos.

Aparecen conductas tendentes a obtener placer (en relación con el otro, o a través de la auto estimulación).

Los cambios físicos sufridos en la adolescencia, unidos a un interés creciente por saber de sexo y, en consecuencia, por la adquisición de unos conocimientos e información (muchas veces errónea) sobre sexualidad, hacen que se vaya formando una nueva identidad.

El inicio de las relaciones sexuales

Una duda que comparten adultos y jóvenes es cuándo se deben iniciar las relaciones sexuales, más si éstas incluyen el coito, lo que implica riesgo al embarazo y mayor peligro de contagio de enfermedades de transmisión sexual. Preocupa en especial el cómo saber el momento adecuado para iniciarse. Aunque, en realidad, los comienzos son muy paulatinos: cogerse de la mano, un beso en la cara o en la boca, caricias… No obstante, al final la duda se concreta en saber cuál es la edad buena para empezar las relaciones sexuales completas. Lo ideal es que se llegue a ese momento preparado psicológicamente y que tanto el protagonista como sus progenitores y educadores lo interpreten como un acto de responsabilidad y libertad. Por lo tanto, la respuesta a esa duda no se puede reducir a ofrecer una edad para iniciarse, porque el criterio cronológico no siempre se corresponde con la madurez afectiva. La respuesta supone un análisis de la situación que comprende diferentes factores.




En primer lugar, el adolescente debe analizarse a sí mismo y descubrir cuál es su actitud personal ante el sexo, así como si es responsable para asumir las consecuencias de mantener relaciones sexuales con otra persona. Debe ser lo suficientemente maduro o madura como para adquirir una protección adecuada para prevenir un embarazo y enfermedades de transmisión sexual. Pero también hay que ser maduro para hacer frente a unas respuestas emocionales y complejas, muy importantes para definir el futuro comportamiento. Se inician los desengaños amorosos, el enamoramiento, la necesidad del otro.

Después llega el análisis del otro, es decir, de la persona con la que se va a tener relaciones. Hay que estar seguro de que ofrece confianza y respeto. Debe ser una persona adecuada con la que compartir la intimidad, y a la que se llega desde la plena libertad, no con el propósito de satisfacer los deseos del otro sin conocer los propios.

Sexualidad en la juventud:

Si las etapas anteriores se cumplieron sin demasiados conflictos, la juventud suele ser un período de estabilidad y disfrute, durante la cual comienzan a formar parejas y a experimentar una sexualidad más estable”, dice la médica. Es el período en el cual se aprende a tener una sexualidad más rica pero si hay conflictos, aparecen las disfunciones sexuales y los problemas para vincularse con otras personas. Muchas veces esta es la causa por la cual las parejas no duran.





Sexualidad en la vida adulta

La vida adulta, especialmente cuando los hijos ya son grandes o se han ido del hogar, es un momento de redescubrimiento de la pareja que, con la experiencia y el mayor tiempo disponible pueden acceder a una verdadera segunda “luna de miel”, muchas veces, mejor que la primera. “Hay personas que inician nuevos vínculos en esta etapa de la vida y concurren a la consulta porque quieren entender mejor su propia sexualidad y aprender cosas que no saben y que desean compartir con su pareja”, agrega la Dra. Literat.

Una persona adulta que se encuentra en buen estado general de su salud, que puede disfrutar de una sexualidad plena con su pareja, gracias a que ambos han alcanzado un nivel de comprensión de la vida que les permite encontrar soluciones cuando aparecen problemas, sin sentir que no alcanzan las expectativas que se habían planteado una década atrás, es una persona que disfruta de una sexualidad saludable.

El impacto de los medios masivos sobre la  sexualidad  adolescente:

Los medios de comunicación han sido excesivamente irresponsables en cuanto a la imagen que transmiten del sexo y sus consecuencias. Aproximadamente el 85% de todas las relaciones sexuales que muestra la televisión son entre parejas que no están casadas o que no tienen ningún compromiso.

En este sentido, es necesario no perder de vista dos premisas: la primera, que los medios de comunicación aportan a la construcción de modos de ser, de modelos de comportamientos individuales y colectivos; al mismo tiempo son espacios de legitimación. La segunda premisa es que en los medios cada vez más prevalecen los mensajes con contenidos sexuales e influyen en estos comportamientos, especialmente de las/os adolescentes.




El mirar la televisión es uno de los pasatiempos más importantes y de mayor influencia en la vida de niños y adolescentes. La televisión puede entretener, informar y acompañar a los niños, pero también puede influenciarlos de manera indeseable.

La televisión tiene la característica de presentar estímulos visuales y auditivos, por lo que es un medio sumamente eficaz en comparación con los demás medios de comunicación, imponiéndose sobre éstos y dejando atrás al cine por penetrar en el hogar, en la vida diaria y llegar a formar parte de la gran cantidad de hábitos de cualquier hombre de nuestra sociedad.

El lenguaje de la publicidad es el lenguaje del deseo, de la persuasión, de la seducción. En sus mensajes trata de reflejar lo que quisiéramos ser o tener. Desde sus orígenes, las técnicas publicitarias han considerado a la mujer como la más hermosa de sus conquistas, pero también la han visto como el mejor medio para conseguir sus propios fines. Y esto, en un doble sentido, como destinataria de los productos que se pretenden vender, y como adorno bello y vehículo persuasivo para promocionar los más variados objetos de consumo en el mercado.




2. Elaboración de un cuadro comparativo de la sexualidad en la pre-adolescencia, adolescencia y el periodo de la adultez, resaltando las diferencias en cada etapa y observaciones personales de cada una.

Sexualidad en la pre adolescencia: En términos biológicos, la pubertad se refiere a la fase en la que los niños y niñas presentan su desarrollo sexual. Después llegan los cambios mentales y psicológicos, necesarios para afrontar la vida adulta. Sexualidad en la dolescencia: Con los primeros años de la adolescencia llega la madurez sexual de los niños. Aparece el pelo en el área púbica, sobre las axilas y la ‘barba’. Además, cambia la voz. El cuerpo de los niños se prepara para la madurez sexual con la producción de hormonas masculinas en cantidades abundantes, que causan el agrandamiento de los testículos y el oscurecimiento del escroto Sexualidad en la adultez: Podemos dividir esta etapa en dos periodos, de acuerdo a las dos décadas que abarca: la que va de los 20 a los 30 años, y la que llega a los 40.

En la primera, la persona sufre multitud de cambios, sobre todo en el plano psicológico. Es un tiempo en el que se toman decisiones que van a marcar el resto de la vida (modelo de vida, trabajo, matrimonio, responsabilidades). En el plano de la sexualidad es un tiempo de experimentar, conocer, buscar y profundizar en la propia expresión sexual

Opinión personal.



Hoy día el uso de la internet, es un punto de referencia obligada al hablar de los valores negativos que inculcan a la sociedad y muy especialmente a los adolescentes, que de forma masiva acuden a este medio con el fin de encontrar nuevas formas de aprendizaje y de interacción con el mundo exterior.

Los adolescentes, Son bombardeados cada día, a cada segundo y en todo lugar con propagandas y contenidos que de manera irresponsable publican personas o empresas a las cuales no les importa el resultado desastroso que provocan entre los jóvenes y adolescentes, que cada vez mas ven alterado su sistema de vida y por consiguiente arrastran consigo la semilla de la inmoralidad y el desorden a generaciones futuras.

Las llamadas redes sociales son cada vez más numerosas y brindan opciones de comunicación cada vez más versátiles lo que permite a los usuarios el envío de imágenes y contenido sexual de manera abierta, sin que nadie ponga algún tipo de reglas.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “SEXUALIDAD”