KENNY TAX SERVICES: PAY WITH YOUR REFUND, GET YOUR REFUND DIRECT DEPOSIT, FREE ESTIMATES, NO APPOINTMENTS NEEDED. OTHERS SERVICES: CELL PHONES / VENTAS DE CELULARES, PAY BILLS / PAGO DE BILLS, SEND MONEY / ENVIO DE DINERO, SHIPPING / ENVIO DE CAJAS. CALL OR VISIT US: 510 ARMORY ST. SPRINGFIELD, MA 01104 TELL. (413) 214-6136 FAX (413) 214-6133 EMAIL: KENNYTRAVEL12@YAHOO.COM

Motivos por los cuales comienzas a odiar a las personas mediante envejeces

Descripción

Parece que cuanto más viejo nos hacemos, menos gente encontramos a nuestro alrededor. Cuando eres joven, estas rodeado de gente que en algunos de los casos están a tu lado por el reconocimiento. No importa lo bien que conozcas a alguien, todavía deseas ser invitado a fiestas o reunir conocidos para aumentar tus números en las redes sociales y poder obtener reconocimiento ante la sociedad.




Ahora, cuando ya una persona no está en sus veinte años, todavía disfruta conocer personas nueva, pero para ser considerado un verdadero amigo, una persona tiene que ser más que alguien con quien participes o agregues en Facebook, Instagram o WhatsApp.

Tienes cada vez menos tolerancia por el mal comportamiento; por lo tanto, parece que tu círculo de amigos se ha vuelto mucho más pequeño. Ahora disfrutas más de tu propia compañía.




También sentirte cómodo estando solo es quizás algo que viene con la edad, pero también es una cualidad aprendida. Sabes cómo apreciar la tranquilidad, y no siempre buscas a los demás para entretenerte.

Aunque tu círculo social puede ser más pequeño, aquellos que son parte de él están mucho más cerca; son más confiables y son mucho más leales que la pandilla de amigos de buen clima que creíste tener anteriormente.

 

¿Por qué es que cuando envejecemos tenemos menos tolerancia para las personas inmaduras o irresponsables?

 

  1. A medida que envejecemos aprendemos nuestro valor.

Quedan atrás los días incómodos de no saber quiénes somos y qué representamos. Es probable que nuestra autoestima sea más saludable a medida que nos volvemos más conscientes con la edad, y como resultado, no toleraremos el mal comportamiento de los demás.

Mediante envejecemos, sabemos que solo queremos amigos que nos impulsen, nos hagan sentir bien después de estar con ellos, y nos apoyen en nuestros caminos en lugar de desgarrarnos celosamente.




Nos auto conocemos y esperamos ser tratados con la misma cantidad de respeto que mostramos a los demás, y además tenemos menos paciencia para el mal comportamiento.

 

  1. Sabemos lo que necesitamos en un amigo

Cuando somos más jóvenes, puede ser divertido tener una variedad de amigos y conocidos, incluso si algunas de esas personas no son tan amables.

Cuando eres mayor, es probable que hayas pasado por algunas rupturas de amigos: Las mentiras, los chismes, el descaro y la irresponsabilidad no son divertidos y salir con personas tóxicas ya no es tan bueno.

Sabes que necesitas un hombro confiable para llorar cuando la vida se pone difícil. Del mismo modo, sabes que siempre estarías ahí para ellos, también. Son los amigos que son como una familia lo que realmente vale la pena tener.





 

  1. No necesitamos probar amigos

A medida que envejecemos, cristalizamos quiénes somos. Ya no necesitamos probar con diferentes personalidades para resolverlo. No es inusual en nuestra adolescencia y principios de los veinte probar personas y tener diferentes grupos de amigos para acompañarlos.

 

  1. Priorizamos lo que es importante

Con la edad, las cualidades como la lealtad y el respeto se vuelven más importantes para nosotros. Sabemos que si queremos respeto tenemos que dárselo a los demás para poder ganárnoslo así mismo, por lo que cualquiera que no nos dé respecto tampoco lo obtendrá de nosotros.




Necesitamos estar ahí para nuestros amigos, pero a medida que envejecemos nos damos cuenta de quiénes son las personas que también estarán ahí para nosotros. Los abusadores no necesitan ser parte de nuestras vidas solo porque sean cortés.

  1. Ya no buscamos aprobación de los demás

Cuando somos jóvenes, tratamos constantemente de encajar. Necesitamos personas que nos digan que estamos bien, que somos deseables, que somos queridos y dignos. Pero con la edad, ya lo sabemos y no dependemos de otras personas; ganamos confianza en nuestras propias habilidades y cultivamos nuestro propio valor.

No se trata de aprobación, se trata de apoyo. Independientemente de lo que otros están haciendo con sus vidas; todos debemos ser felices con los logros de los demás. Y si a alguien no le gusta lo que estás haciendo, bueno, entonces es su problema, no el nuestro, y saben dónde encontrar la salida.




 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Motivos por los cuales comienzas a odiar a las personas mediante envejeces”