LA ROPA DE TRABAJO

CHARLAS DE 5 MINUTOS, LA ROPA DE TRABAJO

Ustedes saben que usamos nuestra ropa de trabajo ocho horas diarias. Esto es mucho más de lo que usamos nuestra ropa dominguera y de reuniones sociales.

Sin embargo, cuán poco cuidado le ponemos, las ropas de salir siempre están listas, limpias y planchadas; nos preocupamos porque nos queden bien; y nos gastamos una cantidad de dinero en ellas. Nuestras ropas de trabajo son tan importantes o más que ellas: nuestra seguridad, nuestra salud, nuestra comodidad dependen de nuestra ropa de trabajo. A pesar de esto, algunos de nosotros apenas si le ponemos cuidado.







Conozco personas con armarios llenos de ropas de salir, pero día tras día, cotidianamente, usan las mismas ropas de trabajo manchadas, sucias y andrajosas. No quiero decir que vengamos al trabajo como banqueros, pero si que nuestra ropa en el trabajo sea de buena calidad, que ajuste bien y esté limpia, porque esa es una inversión muy buena.







La buena ropa de trabajo es fuerte y durable. No hablo de ninguna marca en particular. Pero si creo de buen sentido común invertir unos pocos pesos más en vestidos bien hechos.

Ustedes y todos nosotros deseamos algo que resista los ganchasos y el uso y el abuso; algo que aguante la lavada y la refregada sin desteñirse ni dañarse. Ropas reforzadas en el lugar conveniente y botones bien puestos o cierres perfectos.

Su diseño práctico es otro punto importante. Hay que conseguir ropas con las cuales se pueda trabajar cómodamente y que estén diseñadas para la clase de trabajo que desempeñemos.







No se trata de vestidos bonitos. Se trata de vestidos que nos ajusten bien y sirvan para el trabajo requerido. Usar mangas largas protegen los brazos contra raspones y mantiene la piel limpia, pero hay que tenerlas abotonadas en el puño, no enrolladas, porque en esta forma se enredan en las cosas y pueden romperse o causarnos un accidente. Es claro que al trabajar en maquinaria se deben usar cortas, bastante arriba de los codos. Hay que usar pantalones lo suficientemente amplios para que sean cómodos y de la longitud apropiada, bastante altos del piso de manera que quien los usa no pueda enredar los talones allí y posiblemente caerse.







Mantener la ropa de trabajo bien limpia juega un gran papel en la prevención de perturbaciones y enfermedades. Las ropas limpias protegen la piel, conservándola libre de mugre, gérmenes y materias que causan dermatitis.

Si se permite que nuestras ropas se pongan sucias y empapadas de grasa y sudor, en lugar de protegernos contra el sucio y los irritantes de la piel, los llevaremos en nuestros propios vestidos.

Los médicos dicen que la ropa exterior de trabajo debe cambiarse por lo menos una vez a la semana y mucho más a menudo si se trabaja con elementos irritantes o suda mucho. Claro está que las medias y la ropa interior debe cambiarse frecuentemente.

Mencione ahora algunos otros puntos relativos a la ropa de trabajo. Los zapatos, hay que mantenerlos en buenas condiciones, los cordones bien amarrados y que ajusten bien al pie para evitar una gran cantidad de molestias. De vez en cuando déles un descanso a sus zapatos. Deje que el aceite y el sudor se sequen, esto ayuda a prevenir los dolores en los pies. Luego está el equipo de la cabeza, usar adecuadamente el casco, no sobre gorras u otros que le resten fijación. Y finalmente, los relojes de pulsera, anillos y otras joyas son peligrosos en el trabajo, especialmente si se trabaja en una máquina o con electricidad. Es mejor dejarlos en casa.







Pienso que es suficiente. Para la seguridad y comodidad, todo se resume en lo siguiente:

1.- Tenga ropa de trabajo fuerte y durable.
2.- Seleccione su ropa adaptada a la clase se trabajo que desempeña.
3.- Cambie su ropa a menudo.
4.- Y recuerde, nada de joyas, corbatas sueltas o cinturones demasiado largos.