ADN

La importancia del ADN en la célula humana

El reconocimiento de que el ADN transporta el plan de información para todos los organismos vivos, y los mecanismos que traducen el código del ADN en la materia de la vida.

Es uno de los grandes descubrimientos de la ciencia moderna. Desde los microorganismos más simples hasta los árboles y animales gigantes que habitan la Tierra, todos confían en el ADN para su existencia. Utilizando muchas menos “letras” biológicas que el alfabeto inglés de 26 letras, el ADN explica las instrucciones de cómo los organismos viven, se reproducen, metabolizan, maduran y finalmente mueren.







ADN, el Código de la Vida

El ADN es una molécula compleja de cadena larga que codifica las características genéticas de un organismo vivo. En la mayoría de las plantas y animales, el ADN se empaqueta con ácido ribonucleico y proteínas en estructuras compactas llamadas cromosomas que residen en el núcleo celular. Casi todas las células humanas tienen 23 pares de cromosomas, un conjunto de cada padre. Las secciones de ADN llamadas genes codifican indirectamente las proteínas, que dan estructura y función a los cuerpos humanos. La elección de qué genes operan en qué células determina el tipo de célula: cerebro, hígado, piel y todos los demás.

Reproducción

En la reproducción sexual, los humanos crean células especiales, llamadas gametos, que contienen solo un conjunto de 23 cromosomas. Durante la fertilización, el ADN del padre se une con el de la madre para crear un conjunto nuevo y único de 46 cromosomas. Así es como los rasgos de un antepasado se transmiten a la descendencia. Un cromosoma particular en un gameto determina el género de la descendencia. Ese cromosoma puede ser la X o la Y: dos X crean una hembra, mientras que XY produce un macho. A medida que el óvulo fertilizado comienza a dividirse, diferentes genes controlan cómo las células se diferencian entre sí, creando los distintos tejidos, órganos y sistemas humanos.







Bioquímica

Códigos de ADN para todas las proteínas celulares que hacen posible la vida. La célula transcribe el ADN en ARN, que luego se traduce en proteínas. Estos incluyen las enzimas, hormonas y proteínas estructurales que cada célula necesita. Los circuitos de retroalimentación bioquímica complejos determinan qué genes de ADN se expresan. A través de vías bioquímicas celulares, los genes controlan la forma de tu nariz y el tamaño de tus orejas. Si un gen está codificado incorrectamente, por ejemplo, debido a una mutación en la molécula de ADN, puede sufrir defectos de nacimiento, como paladar hendido, o enfermedades genéticas como la fibrosis quística y el síndrome de Down.







Vida y muerte

El ADN es esencial para la vida de la célula humana, pero puede fragmentarse, lo que lleva a la muerte celular. La ciencia no ha desentrañado completamente este misterio: los científicos no saben si el ADN está programado para autodestruirse. Treinta y siete genes de ADN no cromosómico residen en las mitocondrias humanas, las plantas de energía de la célula. Este ADN codifica moléculas de ARN importantes, algunas de las cuales producen enzimas necesarias para el metabolismo. Las mutaciones del ADN mitocondrial pueden hacer que los recién nacidos mueran. No todas las mutaciones son malas: la evolución es esencialmente una larga historia de mutaciones beneficiosas de ADN que han transformado el organismo más simple de una célula en formas más altas de vida, incluidos los seres humanos.