LA-ELECTRICIDAD-NO-PERDONA-ERRORES

LA ELECTRICIDAD NO PERDONA ERRORES

Spread the love

Hay un apagón general en un barrio de la ciudad donde usted vive. Los teléfonos de la compañía eléctrica están abarrotados de llamadas de clientes encolerizados. Su trabajo, como electricista de esa empresa, es restablecer la electricidad lo antes posible.




Camino al lugar donde realizará la reparación, se dice a sí mismo “Es un corto circuito, cosa fácil”. Pero en ese momento recuerda algo: Cada año en el mundo mueren miles de electricistas y otros más se lesionan. Esos trabajadores son como usted, conocen las normas y recibieron un entrenamiento adecuado. Pero muchos de ellos cometieron sólo un error: el error que les costó su vida.

Evite peligros:

La mayor parte de esas muertes y lesiones se pudieron haber previsto. No es demasiado tarde para revisar algunas precauciones básicas.




Antes de empezar cualquier trabajo, asegúrese de planearlo con cuidado.

Identifique los peligros y anticipe lo que podría ir mal. Si es posible, discuta su trabajo con su supervisor. Siempre tenga presente su seguridad y la de sus compañeros.

Las herramientas que usted utiliza diariamente deben estar en condiciones óptimas de funcionamiento. Asegúrese siempre de llevar las herramientas que necesitará. Lleve también los equipos adecuados de protección cuando esté expuesto a peligros eléctricos.

Siempre siga las normas de seguridad establecidas en su compañía al pie de la letra, incluso si usted se siente presionado por terminar el trabajo rápidamente.




Los procedimientos correctos de conducta que nosotros hemos establecido, tienen una razón: Protegerlo de peligros potenciales. Resista la tentación de improvisar o tomar atajos.

Si usted no está seguro de cómo desempeñarse en un trabajo específico, o si se le presenta un problema potencial, pare y busque ayuda. La electricidad no perdona errores. Usted tiene la obligación de repasar los conocimientos que tiene sobre primeros auxilios y cómo suministrar respiración cardiopulmonar.

Responda correctamente:

Si un compañero de trabajo fuera electrocutado, ¿Sabría qué hacer?… Su acción rápida podría salvarle la vida. Pero si juzga incorrectamente la situación, podría usted mismo ponerse en peligro también. Siga estas recomendaciones para responder con seguridad en una emergencia eléctrica:




• No debe tratar de ayudar a una víctima si no sabe los procedimientos de emergencia o de primero auxilios. En lugar de eso, busque ayuda inmediatamente.

• Antes de actuar, estudie el escenario. Lleva sólo unos pocos segundos juzgar o evaluar una situación. Asegúrese de que el entorno es seguro para usted.

• No permita que nadie se ubique en un circuito entre un alambre y otro, o entre un alambre y la tierra.

• Si usted encuentra un cable caído o flojo, considérelo energizado y actúe de acuerdo a los procedimientos establecidos.





• En muchos casos, se puede cortar la corriente. No toque a la víctima hasta que se haya cortado la energía.

• Compruebe inmediatamente el estado en que se encuentra la víctima. Los segundos cuentan, ¿Respira?, si no lo hace, suminístrele la respiración de boca a boca. ¿Puede sentir su pulso?. Si no lo siente, comience la respiración cardiopulmonar. Esto tiene prioridad sobre cualquier otro tratamiento o búsqueda de ayuda. En un lapso de cuatro a seis minutos, el cerebro puede sufrir daños irreparables, a no ser que usted empiece la respiración cardiopulmonar. Continúe hasta que llegue la ayuda médica o hasta que la víctima empiece a respirar por sí misma. Ayude a la víctima en lo que sea necesario.

• Tratándose de quemaduras o de otras lesiones que atentan contra la vida, la primera hora es crucial. La víctima puede sufrir un shock. Recueste a la víctima y eleve sus pies hasta que llegue la ayuda médica.

• Después, discuta el accidente con sus compañeros de trabajo y su supervisor. Ayúdelos a prevenir o, por lo menos, a estar mejor preparados para una emergencia.




CONCLUSION

Recuerde:

El actuar con rapidez es importante en una emergencia, pero un rescate precipitado, en lugar de ayudar puede causar más daño. Cuando usted trabaje, nunca busque el camino más corto. La seguridad es su prioridad y es esencial para usted, su familia y sus compañeros de trabajo.