HOY-NO-ES-LO-MISMO-QUE-AYER

CHARLAS DE 5 MINUTOS, HOY NO ES LO MISMO QUE AYER

La charla de hoy quiero comenzarla con una pregunta sencilla: ¿Podemos hoy realizar las cosas tal como lo hacíamos ayer?… desde luego que no, día a día, tanto nosotros como los métodos de trabajo cambiamos, estos cambios son necesarios para progresar y desarrollar el trabajo con menos accidentes, en forma más cómoda y con mayor provecho para todos, no podemos aferrarnos a las formas de pensar y a los métodos que practicábamos ayer y aplicarlos a nuestra vida de hoy. ¿Por qué? Sencillamente por que la vida de ayer era mucho más simple que la que vivimos hoy. Los trabajos industriales son muchos más complejos cada día por lo que el concepto de prevención de accidentes se ha desarrollado a tal punto que necesitamos conocerlo completamente para poder evitar accidentes.






Siempre es bueno recordar los tiempos pasados porque muchas de las normas y métodos que se practicaban ayer pueden servir de experiencia e inclusive pueden aplicarse en la industria actual, pero hay que tener cuidado porque en la actualidad se han incorporado al trabajo gran cantidad de factores y responsabilidades que se desconocían en el pasado, por ejemplo: hace muchos años los accidentes se consideraban y se aceptaban como algo inevitable del trabajo. Esto nos resulta totalmente absurdo hoy ya que sabemos que los accidentes no suceden espontáneamente sino que son provocados por alguna causa. La actitud que tenían los trabajadores hace muchos años no es la misma que la que tenemos hoy porque en nuestros días todos nos preocupamos por evitar errores que pueden provocar accidentes y por hacer todo lo posible para reducir al máximo los peligros.

Tal vez algunos de nosotros hayamos trabajado el tiempo suficiente en la industria para darnos cuenta de los cambios que se han experimentado. Es fácil entonces darse cuenta que hoy tomamos en consideración muchos aspectos que antes se pasaban por alto, por ejemplo: ciertos procedimientos de trabajo y exposiciones peligrosas de algunos trabajadores que se consideraban como tonterías, hoy las calificamos como actitudes inseguras, pero desafortunadamente, todavía hay muchos trabajadores que se resisten a cambiar de actitud, piensen que son mejores y más listos que las normas de prevención de accidentes, las ignoran y no siguen sus recomendaciones ¿Conocemos de alguien que actúe y que piense de esta forma? Casi seguro que sí.





La forma en que actuamos, en que reaccionamos ante determinadas situaciones y problemas refleja en gran parte la forma en que pensamos y la forma en que concebimos la vida. Quiero decir, que si en nuestro trabajo ponemos cuidado, interés, preocupación y atención, estamos reflejando una actitud segura que es la que se debe adoptar, mantener y desarrollar, no solamente en el trabajo sino en todas las actividades que realizamos. Esto es muy importante porque la actitud de una persona influye sobre la actitud de otras que le rodean y si esa actitud es errónea, entonces la influencia será negativa. Muchas veces no nos damos cuenta o no sabemos que otra persona nos está mirando, nos está observando y que está juzgando nuestro proceder. Si se trata de trabajo que realizamos, evalúan nuestro desempeño, si lo hacemos correctamente o incorrectamente.

Esa persona que nos observa puede ser otro trabajador, el supervisor quizás sea el vecino, pero de todas formas es alguien que se da cuenta de los errores que cometemos o de lo bien que desempeños la tarea. La actitud positiva ante la prevención de accidentes puede empezar por una persona, pero piensen ustedes cuánto más efectiva puede ser, si el grupo entero se vuelca totalmente hacia la formación de actitudes seguras y positivas.






Todos debemos estar pendientes de los peligros que nos rodean, así como de todo lo que podemos hacer para corregir las condiciones inseguras, debemos siempre seguir y obedecer las normas de prevención de accidentes, esté o no esté presente el supervisor y otra persona encargada del grupo, ya que al fin y al cabo si sucede algo indeseable al perjudicado será el que cometa el error.

Hay una actitud que es muy personal y a la misma vez totalmente colectiva, la preocupación por la prevención de accidentes, si todos adoptamos esta actitud y constantemente trabajamos para mejorarla, podremos estar seguros de que en años venideros se verá claramente el fruto de la misma, tal vez nuestros hijos, el día de mañana, puedan mirar hacia atrás y decir que nos preocupamos e interesamos por mejorar las cosas.

Si alguno de nosotros todavía no ha empezado a interesarse en la causa de la prevención de accidentes, es hora de que mire al pasado, lo comparé con los esfuerzos que se realizan en nuestros días y se convenza de que ya es tiempo de empezar.