CONSERVEMOS LO QUE TENEMOS...

CHARLAS DE 5 MINUTOS, EL CANDADO … SIEMPRE

¿ Quisiera alguno de ustedes tener una buena pesadilla?, de ser así les sugiero que esta noche cuando se acuesten piensen por un momento en lo que sería estar reparando una máquina y que alguien la ponga en funcionamiento, el no sabría que ustedes estaban allí, ya que no le habían puesto el candado al interruptor, mejor dicho, ni siquiera le habían puesto una tarjeta.







Tomemos una buena máquina una de esas que puede darles un buen golpe, en el que ustedes no pueden escapar, ustedes tienen que sentir cómo la carne se desgarra y los huesos crujen, solo pensar en esto debe ponerlos nerviosos ya que de vez en cuando alguien, sufre un accidente de este tipo y posiblemente puede sucederle a cualquiera de ustedes, en consecuencia tenemos que hacer lo posible para evitar un accidente de este tipo, si no se han tomado las precauciones necesarias es posible hacer arrancar una máquina mecánica en cualquier momento, aun las herramientas eléctricas corrientes son causa de accidentes, generalmente esto sucede cuando no se las desenchufa antes de hacerles alguna reparación pequeña.







Lo mismo se aplica a las máquinas mecánicas, siempre tienen un interruptor, generalmente es un botón y también hay un interruptor en la pared, el cual debe estar encerrado, pero en muchas empresas usan los interruptores de palanca corriente, quien haga el ajuste o la reparación en estas máquinas tiene que estar seguro de que tanto el interruptor de la máquina como el principal están abiertos y que permanecerán así hasta que se los cierre.

Existe una forma correcta de hacerlo, hay que ponerle un candado al interruptor principal, el operario tiene una llave y el supervisor otra que guarda en un archivo, el operario es la única persona autorizada para sacar el candado, si pierde su llave, el supervisor puede usar la que está en el archivo, pero únicamente en presencia del trabajador, si el trabajador se olvida de abrir el candado cuando ha terminado sus tareas y se va a su casa, se le deberá pedir que regrese y lo abra, en algunas plantas, sin embargo, le permite al trabajador que autorice al supervisor por teléfono, en muchas plantas se usan tarjetas, cada hombre que trabaja en estas máquinas tiene una tarjeta con su nombre, cuando abre el interruptor le ata la tarjeta en la cerradura, nadie puede cerrar un interruptor con tarjeta a menos que sea la persona cuyo nombre figura en la misma. Este sistema no es tan seguro como el otro, ya que es muy fácil sacar la tarjeta, se han dado algunos accidentes en esta forma, sin embargo ambos sistemas son buenos si se los aplica cuidadosamente.







Las máquinas operadoras por más de un hombre presentan más problemas, pero la idea básica es la misma, cada uno deberá ser responsable por la protección de los demás y en especial por la suya propia.

Espero que la idea de la pesadilla la hayan tomado con seriedad, por lo menos con bastante seriedad como para que nunca se olviden de protegerse.