hability

4 habilidades sociales para triunfar en la vida

Las habilidades de las personas son una parte esencial del trabajo, la vida y el éxito social. Cuando tienes habilidades de personas fuertes, estás mejor capacitado para:

  • Echarse.
  • Superar la ansiedad social.
  • Comunica tus ideas.
  • Influir positivamente en otros.

¿Qué son las habilidades de las personas? Las habilidades de las personas son las herramientas que utilizas para comunicarte e interactuar eficazmente con los demás. Las personas con habilidades personales fuertes son capaces de predecir el comportamiento, relacionarse con otros y socializar fácilmente. Las habilidades de las personas también se conocen como habilidades blandas, habilidades interpersonales, habilidades sociales, inteligencia emocional e inteligencia interpersonal.

<


1: Socialmente asertivo

¿Te defiendes en situaciones sociales? ¿Te sientes seguro de interactuar con los demás? ¿Eres asertivo con tus necesidades sociales? El asertividad social es esencial para conservar la energía social.

Solo tenemos mucha energía social de sobra. Si eres socialmente asertivo, puedes ahorrar y gastar tu energía social de la manera correcta. Si carece de asertividad social, su energía se desperdicia en las personas equivocadas, en situaciones incómodas o no está alineada con sus objetivos sociales. Las personas con alta asertividad social tienen una energía social más enfocada y tienen más claridad en sus interacciones:

Personas con baja asertividad social:



  • Sentirse fuera de control en situaciones sociales.
  • Son adictos a las personas agradables.
  • Tener personas más tóxicas en sus vidas.

Las personas con alta asertividad social son capaces de:

  • Establecer límites.
  • Defiende sus necesidades.
  • Dile a la gente, “¡No!”.

2: Crear una presencia memorable

¿Eres memorable? ¿Haces una primera impresión fuerte? ¿La gente recuerda tu nombre después de conocerte? Las personas con una gran presencia tienen un tiempo fácil para hacer conexiones duraderas y son extremadamente buenas en la construcción de relaciones. Su presencia tiene una relación directa con su capacidad para crear relaciones personales duraderas y construir una red . Si tiene una presencia fuerte, las personas gravitan hacia usted, se acuerdan de usted y es más probable que trabajen con usted.

Personas con presencia débil:



  • Lucha para conseguir clientes o hacer amigos.
  • Trata frecuentemente con personas que olvidan su nombre.
  • Sentirse incómodo en muchas interacciones sociales.

Personas con una presencia memorable:

  • Deja una primera impresión duradera.
  • Tener una red robusta.
  • Construir rapport rápidamente.




3: Ser un comunicador principal

¿Te gusta hablar en público y presentar? Específicamente, ¿te sientes cómodo comunicando tus ideas a grupos grandes? Los comunicadores maestros saben cómo presentarse y transmitir eficazmente su mensaje.

Los comunicadores pobres tienden a:

  • Piensa que no merecen atención.
  • Evita compartir sus ideas.
  • No se puede comprar sus opiniones.
  • Son subestimados por su arduo trabajo.

Maestros comunicadores sobresalen en:

  • Hablar en público.
  • Presentación.
  • Comunicando grandes ideas a grandes grupos.

4: Mantener la confianza duradera

¿Alguna vez te has sentido socialmente ansioso? Todos sentimos un poco de nerviosismo en algunas situaciones sociales, pero la pregunta es: ¿puedes superar tu ansiedad social? Las personas que pueden mantener una confianza duradera pueden vencer su timidez y evitar la torpeza. Pueden tener estrategias internas o mantras para superar su ansiedad o se han socializado lo suficiente como para superar cualquier tendencia nerviosa.

Personas con alta ansiedad social:



  • Evite las situaciones sociales, incluso si fuesen beneficiosas para los objetivos profesionales.
  • Sentirse incómodo y atrapado.
  • Atascarse en su propia cabeza durante las interacciones y conversaciones.

Personas que pueden sostener la confianza social:

  • Son capaces de sobresalir en la mayoría de las situaciones sociales.
  • Sentirse incómodo y no ser capaz de superarlo.
  • Sentirse más emocionado que ansioso al socializar.